UTN gradúa a1260 nuevos profesionales en el mes de junio

 

José Alberto Rodríguez Arguedas

Comunicación Institucional

 

La Universidad Técnica Nacional graduará del 14 al 23 de junio a un total de 1260 nuevos profesionales en todas sus sedes, en los niveles de diplomado, profesorado, bachillerato y licenciatura.

El total de graduados por Sede es el siguiente: Sede Central:   381, Sede del Pacífico:  233,  Sede de Guanacaste:  229, Sede de San Carlos:  200, Sede de Atenas:  133, Centro de Formación Pedagógica y Tecnología Educativa:  84.

La cantidad de graduados por grados académicos es la siguiente: 936 diplomados, 55 profesorados, 204 bachilleratos y 65 licenciaturas.

Marcelo Prieto, rector de la UTN expresó que la clave en la educación que la UTN ha querido transmitirle a nuestros estudiantes está en dos pilares:  “una educación que les dé las competencias, las habilidades, el instrumental teórico y práctico necesario para que nuestros graduados puedan ejercer una profesión y puedan tener una vida activa, productiva y satisfactoria en el ámbito laboral y para que puedan tener una empleabilidad fácil, flexible y adecuada, pero también, hemos tenido la responsabilidad de formarles para su vida en familia, en su casa, en su comunidad, en su sociedad, en su país, en su planeta, para la convivencia social y para el ejercicio de sus derechos y deberes”.

Prieto, agregó que es importante que nuestros estudiantes desarrollen el espíritu emprendedor en vista de que el mercado laboral es inestable, cambiante, duro y feroz, y que por más que se tengan las competencias, no hay suficientes empleos.

El Rector de la UTN puntualizó además que “nuestros graduados tienen que salir al duro mercado laboral, pero a estar dispuestos, a que, si no consiguen trabajo, deben producirlo, generar trabajo, a desarrollar empresas, a lanzarse a la calle y emprender nuevas oportunidades productivas y para esto, se debe tener una cultura de innovación, que significa resolver con nuevas soluciones las preguntas viejas, significa transformar y no darse por vencido frente a un problema que no logra resolverse”.