UTN realizó con éxito Proceso de inducción para estudiantes de nuevo ingreso 2018

 

Lilliana Rojas Torres

Coordinadora Área de Bienestar Estudiantil.

 

La población estudiantil de nuevo ingreso al iniciar sus estudios universitarios transita por un período, considerado normal y esperable, en el que experimenta de manera entremezclada sentimientos de temor, incertidumbre, alegría y ansiedad. Ante esta situación, reconocida y estudiada por expertos, se ha comprobado que el mayor índice de deserción de las aulas ocurre en las primeras semanas de clases.

El proceso de inducción, liderado por el Área de Bienestar Estudiantil, perfila un proceso de inducción hacia una labor pensada y ejecutada desde el afecto.  La contención, la escucha, la información brindada, los espacios (físicos y psicológicos) para su recibimiento, así como cada una de las actividades preparadas, parten de la premisa de ayudar a disminuir los niveles de tensión y miedo de la población recién llegada.

A partir de ello, en cada una de las sedes la labor de las funcionarias de la Subárea de  Bienestar Estudiantil, se encauza hacia contrarrestar la idea de desertar por la de permanecer, busca dotar al estudiante, de herramientas que le permitan entretejer lazos afectivos con la institución, de sostenerlo en y desde sus necesidades emocionales iniciales, para lograr, a diferentes niveles y posibilidades, su empoderamiento en el nuevo espacio, de las nuevas personas, de las nuevas experiencias y con ello, favorecer su permanencia en la institución.

Identificarse con la universidad y dejarse absorber por su dinámica implica necesariamente un reajuste a lo interno e íntimo de cada estudiante, bajo un intenso trabajo personal y social en el que se conjugan historias, percepciones e intereses con las nuevas experiencias que le rodean y demandan.

Un programa de inducción, no solo favorece la inserción de la población estudiantil a la universidad, también beneficia la salud y bienestar de la comunidad de nuevo ingreso y la de la institución misma, en una relación dialéctica permanente, en donde ambas partes se compenetran, se fortalecen y desarrollan. 

El proceso de inducción a estudiantes de nuevo ingreso 2018 se ha llevado a cabo con éxito en cada una de las sedes de la universidad, donde ha participado cerca del 100% de estudiantes.  Se desarrollaron charlas y diversos eventos culturales y deportivos, preparados con la intención de facilitar la ubicación y el reconocimiento de los principales procesos, espacios y actividades tanto de la sede como de la universidad. 

Cada sede imprimió su sello al proceso de inducción realizado, las cuales, a partir de un conjunto de lineamientos generales, han desplegado su creatividad para demostrarle a cada estudiante de nuevo ingreso que ha realizado una acertada elección al escoger a la UTN como su casa de estudios y formación profesional.