Costa Rica conmemora 200 años de “memoria, lucha y transformación”

 

Beatriz Rojas Gómez

Dirección de Comunicación y Mercadeo

 

Hoy 15 de setiembre del 2021, la Universidad Técnica Nacional (UTN), se une con orgullo a la conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Costa Rica y Centroamérica, con gran sentido cívico y patriótico, que ha caracterizado a los costarricenses a lo largo de la historia.

Memoria, lucha y transformación, tres palabras que la Universidad Técnica Nacional quiso destacar en estos 200 años de vida independiente.

Memoria, porque se necesita cultivar la remembranza histórica, para que las generaciones actuales y venideras conozcan las gestas patrióticas que han ido configurando a Costa Rica y la Región Centroamericana.

José Matarrita Sánchez, vicerrector de Docencia indicó que  “hablar del bicentenario implica muchas cosas, una de ellas, por supuesto es hacer memoria histórica de las grandes conquistas que se forjaron atreves de nuestros antepasados. Sin duda, podemos destacar dos: por ejemplo la gran lucha por la libertad en la campaña de 1856 y 1857 contra los filibusteros y en época más reciente, el Estado Social de Derecho, que es una de las conquistas más significativas para nuestra vida independiente”.

Lucha, porque antes de la independencia hombres y mujeres de los pueblos originarios, enfrentaron a las tropas de los conquistadores para defender la vida y la Madre Tierra. A lo largo de la historia republicana todas las conquistas fueron fruto de las luchas sociales que ha dado el pueblo. Desde la independencia y la derrota de los filibusteros, hasta la configuración del Estado Social de Derecho.

Para Noelia Madrigal Barrantes, vicerrectora de Vida Estudiantil, “la historia de Costa Rica, que nos ha traído al día de hoy, después de II siglos de independencia, habla de una historia de luchas, de contradicciones, de incertidumbres, pero también de acciones correctas, de esperanza y de unión, esa unión en ese camino que necesitamos seguir avanzando, porque tenemos en nuestras manos el poder construir el futuro de este país y la historia que nos queda por delante”.

Transformación, porque soñamos con un mundo y una Costa Rica solidaria e inclusiva, respetuosa de las diversidades humanas y sensible a las necesidades de las comunidades.

Según Giovanni Beluche Velásquez, coordinador del Programa Institucional de Formación Humanística, “para lograrlo hemos de transformarnos a lo interno y transformar nuestro entorno. Como Universidad eso significa garantizar una formación profesional de alta calidad y acorde con las necesidades del desarrollo nacional y de las demandas de los sectores productivos. Somos una universidad técnica con corazón humanista.” 

Sin duda alguna, esta fecha es de celebración, porque con orgullo se reinvindican logros que se han alcanzado como sociedad, en los que la educación ha sido uno de los pilares fundamentales del Estado Social de Derecho.

Para Emmanuel González Alvarado, rector de la UTN, este es un momento propicio para la reflexión, sobre los desafíos que siguen pendientes para construir la Costa Rica democrática, incluyente, próspera, soberana, equitativa y en armonía con la Madre Tierra. En esos desafíos también la educación académica, técnica y humanista es crucial.

“El Bicentenario es una ocasión especial para estimular la formación académica, que nos permita estudiar la historia desde el pensamiento crítico, identificar los aciertos y errores cometidos en nuestro devenir, así como los aportes de los distintos grupos sociales que muchas veces han sido invisibilizados desde las narrativas oficiales”, indicó González.

Hoy, celebramos 200 años de vida independiente, una oportunidad invaluable para mirar hacia delante, para pensar e imaginar el futuro que se quiere y que se puede construir entre todos, siempre enfrentando los desafíos que la época moderna pone de frente.

Como Universidad, les invitamos a seguir forjando el futuro de Costa Rica, a continuar luchando por los derechos humanos, a valorar y disfrutar con responsabilidad nuestra independencia.