Ing, Ricardo Ramírez Alfaro
Director Ejecutivo CFPTE

Reiteradamente, hemos venido discutiendo y reflexionando acerca de los grandes cambios _significativos y sustanciales_ que se están dando en el mundo, en los inicios del presente siglo XXI, los cuales han permitido que se den cambios en los paradigmas.

Anteriormente, en el año 1000 AC para que un cambio significativo de paradigma ocurriera, se necesitaban 1000 años y hoy la realidad es otra, como lo señala Raymond Kurzweil en su documental El hombre trascendente, que en el en siglo XXI tendremos millones de veces más cambios que los ocurridos en el siglo XX.

A su vez, si reflexionamos en esta temática, no deberíamos preocuparnos, sino ocuparnos y pensar en las carreras que nuestras universidades deberían ofertar en el 2030 _ por señalar un año cercano _ con sus respectivos programas, y al mismo tiempo, determinar los trabajos críticos, las habilidades necesarias y si se requiere más titulación o más certificación de competencias.

Asimismo, en un mundo global, son muy acelerados los cambios que se dan en el entorno de nuestras universidades, lo que hace difícil que se produzcan transformaciones en nuestra oferta académica.

Basta con solo mirar muchos de los programas de las carreras universitarias nacionales y extranjeras, públicas y privadas y encontrar, en gran cantidad de ellas, planes y programas desactualizados e incoherentes y que nos responden a las necesidades actuales, tanto del sector educativo como del sector empresarial y productivo, con fuentes bibliográficas obsoletas, privilegiando el saber antes del hacer y lo más preocupante _es casi nula_ la incorporación de la tecnología en los procesos de aprendizaje.

Ante los permanentes avances tecnológicos, se establece necesariamente cambios en la demanda de profesionales y técnicos, los que cada día más debemos verlos como una cadena de talento, erradicando las conductas individualistas por el trabajo transdisciplinar, lo que repercute necesariamente en una Universidad Técnica, que debe transformar los procesos tradicionales de enseñar y aprender.

En los últimos años, venimos hablando de que debemos aprender a aprender, pero más aún en un Centro de Formación Académica _ como el nuestro _ en la que tanto nuestros docentes y estudiantes tienen que aprender a enseñar, de ahí que la mediación se realiza en dos vías: académicos-estudiantes, estudiantes-académicos, donde todos aportan para lograr aprendizajes significativos y relevantes. Además, si pretendemos desarrollar procesos de formación eficientes y eficaces, ligados a la excelencia y calidad; debemos lograr que nuestros egresados _ cuando se incorporen de manera efectiva al campo laboral_ puedan experimentar la satisfacción el poner en práctica las competencias desarrolladas, ya que sentirán que se encuentran aplicando los conocimientos, habilidades y actitudes que aprendieron en la Universidad, lo que les permitirá realizarse personal y profesionalmente, es decir, el crecimiento será integral, puesto que abarca todos los campos de su vida.

Ligado a ello, es relevante que los procesos formativos estén vinculados al desarrollo académico y profesional, también a las artes y a las humanidades, lo cual se atiende de manera especial en nuestra Universidad Técnica Nacional y muy específicamente en nuestro CFPTE. Además, dichos procesos, deben permitir el poder “inculcar valores firmes y actitud positiva, y entender que el bien saber nos lleva al bien hacer y el bien hacer al bien ser, y el bien ser al bien tener, y el bien tener … al BIENESTAR”, como lo señala José Antonio Lozano en su presentación en el seminario de “Alta Dirección de la Gestión Innovadora de la Educación Técnica y Tecnológica”, en Torreón México 2017 “.

Un compromiso con la Excelencia Académica

Ing, Ricardo Ramírez Alfaro

Director Ejecutivo CFPTE

Al iniciar el presente curso lectivo 2017, en el Centro de Formación Pedagógica y Tecnología Educativa nos hemos propuesto el desarrollo de estrategias que permitan seguir trabajando con la visión de ser referente académico – científico a nivel institucional, nacional e internacional en procesos educativos universitarios, que propicien la reflexión para la mejora continua de los aprendizajes; visión que hemos definido y compartido todos los colaboradores del CFPTE.

En la búsqueda de lo anterior, es importante destacar que durante el presente curso lectivo estaremos ofertando, por primera vez en nuestra Universidad, un postgrado universitario, el cual es la Maestría en Entornos Virtuales de Aprendizaje. Este plan de Maestría se constituye como el primero en ser aprobado para la Universidad Técnica Nacional, el cual cuenta con el criterio positivo, ya no solo de la Oficina de Planificación de la Educación Superior (OPES), sino del Consejo Nacional de Rectores (CONARE) -en pleno- como ente regulador en aspectos de coordinación para el ejercicio conjunto de la autonomía universitaria en diversos ámbitos.

Asimismo, seguiremos con nuestra carrera de Bachillerato en la Enseñanza de la Especialidad Técnica, con una proyección de matrícula para el 2017 cerca a los 500 estudiantes y, detallando la excelente oferta académica que contamos en el CFPTE, continuaremos incrementando la matrícula de estudiantes en la Licenciatura en Mediación Pedagógica.

Este plan de Licenciatura es una excelente alternativa, tanto para la comunidad nacional e internacional, pero ante todo (tomando la Resolución Administrativa RA-VDOC-02-2017), es una magnífica alternativa de formación para los académicos de nuestra Universidad, ya que quienes se gradúan en esta carrera, por reconocimiento interno, no deberán llevar los cursos del

Módulo Introductorio de Capacitación Académica de la UTN, según lo establecido en el Manual Descriptivo para la clase de puestos, de la Dirección General de Desarrollo Humano.

Atendiendo a nuestras actividades sustantivas, continuaremos con la implementación de sistemas sostenibles de aseguramiento de la calidad, para la mejora continua y, vinculado a este tema, el desarrollo de un proyecto conjunto SINAES - Universidad de Deusto - UTN en calidad e innovación, para tener como meta la aprobación por CONARE, en los próximos años, de una maestría en Calidad e Innovación. 

Como actividad de acción social y proyección universitaria, para los docentes se continuará con el programa de capacitación en Ofimática y la certificación de estudiantes de colegios técnicos profesionales en coordinación con la Dirección de Educación Técnica y Capacidades Emprendedoras del MEP.

Asimismo, consolidaremos este año nuestro boletín académico “Arjé”, donde celebraremos _de manera especial_ nuestro segundo aniversario, ligado a lo cual se desarrolla todo un programa de capacitación y profesionalización docente de nuestra Universidad.

En referencia al programa de Educación Permanente, desarrollaremos acciones de capacitación, actualización y perfeccionamiento dirigidas, tanto a docentes del área técnica como académica, en temas de actualidad y alta relevancia, entre los cuáles se citan: Tecnologías Emergentes aplicadas a la Educación, Educación Basada en Competencias, Mediación Pedagógica, Evaluación de aprendizajes, Metodologías de la Investigación, entre otros.

En atención a la innovación académica _como prioridad y eje transversal en la Universidad_ lograremos, en este año, la celebración de la primera Jornada Institucional de Innovación

Académica (JIA) de la UTN, contando esta, efectivamente, con la participación de nuestro Centro, las sedes universitarias, así como el papel protagónico de la Red de Innovación Académica, la Rectoría y todas las Vicerrectorías (Docencia, Vida Estudiantil, Investigación y Transferencia, Extensión y Acción Social). Aunado a esta Jornada Institucional y su consecuente Premio a la Innovación, se desarrollará toda una serie de estrategias de carácter académico para la primera publicación de nuestra Revista Científica de Innovación Académica, además, la realización de los Conversatorios sobre Innovación Académica en todas las Sedes y Centros Académicos de la Universidad.

A su vez, este año, estaremos promoviendo las producciones académicas y la transferencia, a través de la publicación de artículos científicos, con los resultados de los trabajos de investigación educativa y la participación en eventos académicos. Lo anterior, conlleva también la realización de un diagnóstico de necesidades de formación y capacitación docente de los colegios técnicos profesionales del Ministerio de Educación Pública (MEP), para el fortalecimiento de la oferta académica de la UTN, lo que es fundamental para la realimentación de todos los procesos que desarrollamos.

Otra actividad sustantiva que realizamos, desde nuestro Centro, es el proceso de capacitación docente en el campo pedagógico, por lo que durante el 2017, además de la implementación de estos cursos, estaremos realizando un estudios de percepción de los académicos con respecto a las capacitaciones impartidas, en años anteriores, para la mejora continua.

Por otra parte, estamos realizando grandes esfuerzos para lograr la aprobación de la Cátedra Internacional para el Desarrollo de la Educación Técnica y Empresarial de la UTN, así como su implementación. Además de lo anterior, nos proponemos realizar el II Foro de Educación Dual, para la discusión y análisis sobre el empleo juvenil.

Atendiendo los otros pilares del CFPTE, implementaremos, de manera efectiva, el sistema de seguimiento, control y evaluación de las prácticas docentes con las TICs, lo que permitirá el diseño y rediseño de cursos para ofrecer, de manera pertinente, procesos de capacitación en tecnologías alternativas para la educación y el programa de certificación UTN - Microsoft IT Academy. Apegado a lo anterior, nos hemos propuesto lograr una mayor producción de recursos didácticos multimediales y audiovisuales, junto con la realización de dos eventos que ya hemos consolidado a nivel nacional: la Expo Tecnología 2017 y el V Foro de Educación Virtual. 

También, continuaremos atendiendo _con la calidad que ya nos caracteriza_ la producción de obras literarias con sello editorial UTN y la producción de los materiales y papelería que son requeridos por la Comunidad Universitaria.

No cabe duda, estamos compartiendo sueños personales y profesionales, que se entrelazan para generar la sinergia requerida y así, lograr el éxito en todos nuestros proyectos, para mantener el objetivo de seguir construyendo un Centro Académico– Científico de excelencia que se constituya como referente a nivel nacional e internacional.

 

 

Misión

Brindar una educación integral en el marco de la moderna sociedad del conocimiento, centrando su acción académica en el área científica, técnica y tecnológica y en la innovación como elemento fundamental para el desarrollo humano, el mejoramiento social y la responsabilidad ambiental.

Visión

Ser la universidad de vanguardia en la formación integral de profesionales, la investigación y la acción social en las áreas científica, técnica y tecnológica, con un enfoque de humanismo científico innovador, que contribuya al desarrollo sostenible de la sociedad costarricense.